Posts filed under ‘Para mi familia’

Nostalgias…

Hay días particulares en que la tristeza se apodera de nuestros dedos y nuestra cara. No me había dado cuenta que estaba nostálgica. Que apesar de que cuento con personas que me quieren escuchar, preferí guardar silencio. Ese silencio que siempre me acompaña.

Son momentos, son recuerdos, son hechos… son las cosas que pasan y las que no. No es malo estar tristes, no es malo descargarlo mediante una lágrima. No es malo comenzar a extrañar.


Gianmarco – Tu fotografía

octubre 17, 2009 at 3:29 am Deja un comentario

Adiós y bienvenido

Mafalda

imagen: Mafalda

Adiós a malas experiencias, a situaciones y sentimientos tristes que en algún momento ocuparon tu vida y tu corazón. Adiós a la soledad que embargó los primeros meses fuera del país, de casa, de la familia y de los amigos. Adiós a las tardes en soledad, a los paseos sin rumbo fijo y a los almuerzos sin compañía. Adiós a la gente mala, a la gente con envidia, a la gente que en algún momento nos hizo sufrir.

Adiós a este 2008 que aunque trajo momentos de incertidumbre, llenó nuestras vidas de enseñanza y crecimiento. Adiós con emoción y también con un poco de desconsuelo. Pero a la vez, agradecimiento por lo aprendido, lo experimentado y lo vivido. Y dile adiós a aquel sentimiento de rencor y de odio.

Adiós a un año que se pasó volando, que nos dejó con la tarea de que el próximo nos tomemos un respiro, un tiempo para reflexionar y pensar en lo que debemos hacer. No con la idea de planificar y tener todo arreglado, sino con la intención de tener los ojos bien abiertos. Digamos adiós a todo lo malo.

internet

imagen: internet

Bienvenido los momentos de felicidad, de sonrisas y de reencuentros. Bienvenido el aprendizaje, el crecimiento espiritual y profesional. Bienvenido todo lo conocido y por lo que nos falta por conocer, a una nueva familia, a un nuevo miembro de nuestro hogar, a ser parte de nuevas vidas, a seguir siendo parte de otras. Bienvenida la compañía, la pareja ideal, la amiga o el amigo incondicional.

Bienvenido este 2009 que aunque no sabemos lo que nos espera, tenemos la esperanza y algunos la certeza que nos va a ir mejor. Demos un fuerte abrazo y un fuerte beso a todas las personas que queremos, que brindando de nosotros a otros, es el mejor regalo de fin de año.

Bienvenido nuevo año, donde también nos pasará cosas buenas y cosas malas, donde también tendremos disyuntivas e incertidumbres, donde en algún momento nos sentiremos solos y muchas otras desconsolados; pero que nos encontrará más fuertes y más decididos a la lucha.

[A todos los que se dan un tiempo a entrar a este blog…. que este 2009 sea de momentos de felicidad, de gratos sentimientos y de grandes éxitos. Que donde sea que lo pases, lo pases con alegría y seguridad 🙂 Muchas bendiciones y siempre hagámonos un tiempito para papá Dios, que Él es el verdadero amigo fiel que nunca nos abandona.]

¡¡FELIZ AÑO… 2009!!!

Axel – Celebra la Vida

diciembre 31, 2008 at 3:09 pm Deja un comentario

Las fiestas en casa

internet

imagen: internet

Desde que nací crecí con la idea de celebrar siempre las fiestas navideñas y de fin de año. Mis padres, desde que tengo uso de razón, estipularon que para estas fechas la pasaríamos no solo nosotros cinco, sino con abuelos, abuelas, tías, tíos, primos, primas, sobrinos y sobrinas.

Cada una de estas fechas tienen un significado en particular. La Navidad por supuesto con un toque más sentimental, más familiar, más extrañable. Año Nuevo en cambio es más de fiesta, discoteca (boliche), amigos, juerga, de pasarla bien para que, según los expertos, el año venidero sea el mejor.

Esta Navidad fue en casa. Junto al nacimiento dimos comienzo a la fiesta del Niño Jesús. Agradecimos por estar juntos, contentos y sobre todo bien de salud.

Como en todas las navidades siempre fue un caos la preparación de la misma. Desde muy temprano limpiando la casa, envolviendo los regalos, preparando el pavo, etc., generan un estrés peculiar. Quizás corren algunos gritos, caras de cansancio; pero la satisfacción está a la medianoche. Un ABRAZO y un BESO sincero son las mejores prueba de eso.

La cena siempre es espectacular. El pavo, las ensaladas, la piña(ananá), el puré de manzana, el chocolate y el panetón (pan dulce) son aquellas cosas que nunca faltan en nuestra mesa. Cada una de las familias trae o prepara lo que le corresponde. Y hastas altas horas de la mañana compartimos experiencias vividas, recordamos a los que ya no están y reímos de lo que nos pasa. Todo en familia es mejor.

Las fiestas de fin de año siempre tienen algo de cabalísticas. Las doce uvas, barrer la casa, salir con la maleta a dar vueltas por la calle, la ropa interior amarilla, roja o verde, las lentejas, subir las escaleras, son de las muchas cosas que se pueden hacer para recibir el nuevo año. Muchas cosas no hice para recibir este 2008. Solo y como siempre las lentejas, la ropa interior, las uvas y barrer la casa son las únicas cabalas -si así podríamos llamarlas- las que hago.

Aunque no es nada del otro mundo, siempre los mejores deseos y que nos vaya mejor que el año que pasó es lo que se pide. Como siempre me dijeron, lo único es estar siempre con la mente positiva o con la esperanza que así será.

Las fiestas son siempre para celebrar, quizás para algunos no tanto, quizás para otros ni les importe. Todo depende de nosotros mismos, de nuestro estado de ánimo, de si las personas que queremos están con nosotros y de como nos fue este año. Hay que ver siempre las cosas positivas de la vida, porque las negativas nos enseñan a que todo tiene solución.

FELICES FIESTAS A TODOS LOS QUE LEEN ESTE BLOG… mis mas sinceros deseos, que todo lo venidero sea MEJOR. ÉXITOS, BENDICIONES Y ALEGRÍAS!!!

diciembre 27, 2008 at 1:14 am Deja un comentario

Ella es especial

mama

Hay alguien en nuestra vida que nos conoce mejor que nadie. Sabe en que momento nos sentimos mal y en que momento bien. Sabe quien nos hace feliz y quien debería alejarse de nuestras vidas. Te escucha, te abraza, te quiere y te ama sin condición, sin pedir nada a cambio, y quiere siempre que te vaya de lo mejor.

No tiene reparos en sacrificarse, en depegarse de ti cuando decides un futuro lejos de casa y sobre todo apoyarte en cualquier decisión que tomes. Ella es así. Mi mamá es así.

Quizás cuando era más chica no entendía porque estaba lejos de casa, porque de sus ausencias en la hora del almuerzo o cuando tenía que hacer la tarea. Pero aunque su presencia física me faltaba, su cariño no. Luego entendí y ahora más, que todo lo hacía por nosotros, igual que papá, no quería que nada nos faltara. Y así fue.

Un beso de despedida o de buenas noches. Un abrazo de consuelo o de felicitación. Eran las muestras suficientes que ella nos protegía.

Recibí uno que otro cocacho, grito y reprimenda; y aunque me dolía, sabía que a ella más. Confieso -no orgullosa- que muchas veces cometí excesos, que falté sin perdón; pero mi madre siempre me perdonó. Sé que muchas veces nos equivocamos pero también que no somos nadie para juzgar.

Cuando vamos creciendo, las cosas cambian. Mamá también cambia. Hay más confianza, más entendimiento, más complicidad. Es salir de compras, salir a comer, salir a pasear o simplemente salir a caminar. Es hablarle del novio, de los pretendientes, de las amigas, del trabajo, etc, etc. Es comunicarle que estas enamorada, que estas contenta, que estas triste, que te hace falta.

Aunque mamá y yo somos diferentes. Ella más coqueta, más linda, más entregada a Dios, más renegona (jejeje… con cariño). Somos iguales en demostrarnos cuanto nos queremos.

A ella gracias. Gracias mamá por todo lo que me diste y por lo que me das. Gracias por soportar todo lo que estas soportando. Gracias por brindarme tu apoyo incondicional. Gracias por cada minuto de tu vida. Y sobre todo debo agradecer a papá Dios por ser mi mamá.

Solo espero saber recompensar todo lo que haces por mí, aunque sé que será mínimo a lo que tú haces por mí.Te quiero y amo mucho.

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS MAMÁ!! y que sean muchos más.

p.d.: solo falta una semana y ya estaremos nuevamente juntas

diciembre 4, 2008 at 10:59 pm 1 comentario

Volverlos a ver

amistad1amistad2

Sé que nueve meses fuera de casa no es mucho tiempo. Pero también sé que de acuerdo a lazo de unión con familia y amigos, la situación cambia.

No importa si fueron años, meses o días. Si el afecto con tu familia siempre fue el mejor, y con tus amigas y amigos la amistad fue incondicional, pues el mínimo alejamiento es difícil.

El teléfono, el celular, los mensajes de texto, los email y el msn se convirtieron en las mejores de las herramientas para comunicarnos. La distancia no parecía tan lejana y menos el cariño, que sigue siendo el mismo.

Te das cuenta que los verdaderos amigos y amigas que hiciste, nunca dejaron de brindarte su amistad incondicional. Valorarlas siempre fue y es lo fundamental. Te das cuenta que nunca te equivocaste, que a pesar de la distancia, el tiempo, de haber tomado caminos distintos; ese lazo de amistad, de compañerismo, de hermandad, es y será muy difícil de romper.

Es bonito sentirlo. Saber que nunca estarás sola. Que tus amigas siguen confiando en ti, y que tus amigos te siguen queriendo como siempre. Es una emoción que volveré a sentir más de cerca. Reencontrarme con mis amigas y mis amigos es otra de las razones por las que ansío estar en Perú.

La primera razón es mi familia. Ver a mi abuelos, conversar con mis primos y primas, bromear con mis tías y tíos, abrazar a mis sobrinas y sobrinos. Y volver a compartir la mesa con mis mamás (tengo una segunda mamá de cariño), mi papá, mi hermana y mi hermano, es lo que me llena de emoción (también ver a mi perrito Lucas).

Quizás no habremos cambiado nada, quizás hemos cambiado mucho; pero lo que nunca cambió es el AMOR, el AFECTO.

p.d.: Gracias a aquellas amigas y amigos que siempre tuvieron un poquito de su tiempo para esta humilde servidora. Gracias a ustedes por su contención, atención, palabras y amor. Ustedes ya saben quienes son.

diciembre 3, 2008 at 9:03 pm Deja un comentario

Días, semanas, meses

el tiempo se pasa rápido

el tiempo se pasa rápido

Toda una experiencia. Ya falta pocos días para estar en Perú y toda una mezcla de sensaciones, de sentimientos ocupan mi cabeza y sobre todo mi corazón.

Desde mi llegada a la Argentina sabía que muchas cosas iban a pasar. Conocer gente; acostumbrarme al clima, a sus costumbres, a las palabras nuevas; convivir con familia que no conocía; eran los condimentos especiales de una experiencia especial.

Los nueve meses han sido de idas y venidas. De llorar los primeros meses porque no estaba con papá, mamá y hermanos; y ahora de llorar por haber encontrado a la personal ideal.

Mi corazón ahora se divide en varias partes. En dos países. En personas importantes de mi vida. Que se resume en familia, amigos y novio.

Conocer a mi familia de la Argentina no fue complicado. Mis primos y mi tía -con quienes vivo- ha sido muy ratificante. Nos hemos llegado a entender muy bien y la confianza que nos tenemos no tiene comparación. Ellos comparten mi felicidad y aunque nos bromeamos mucho con mi viaje a Perú, sabemos que nos extrañaremos un montón, porque -creo yo- ya somos como hermanitos 🙂

Mis primeros días me comentaron que las argentinas no eran buenas amigas, para mi suerte yo encontré a la mejor, y no solo a ella, sino también a su familia. Ella se llama Yesica, de cariño Yesi. Aunque no sabe toda mi vida, la que vivo ahora ella me ayuda a enfrentarla y digamos que me ha ayudado a sobrellevarla. Nuestra amistad se basa en entendernos y comprendernos. Y tanto es nuestra convivencia que extrañarla será fácil. Aunque su apariencia dicta seriedad y timidez, es una persona graciosa, alegre y linda (aunque ella no lo quiera admitir).

No solo ella es una gran amiga. Mis compañeros de la facu también lo son. De las pocas mujeres que somos, Marinita es una peculiar señorita; Napoli, para mí considerado un amigo, yo para él, la muy buena compañera (no cree en la amistad entre el hombre y la mujer), y también están: Marcelo, Buba, Lucas, Nahuel M., Pablo y por último y no menos importante, Sebastían Teti, que su memoria y datos de fútbol son una mezcla perfecta. A todos ellos gracias por la buena onda.

Con el amor estuve peleada algún tiempo. Entre idas y venidas, no sabía que le pasaba a mi corazón ni a mis sentimientos. Nunca estuve confundida con lo que sentía, solo quería enamorarme de verdad. Y así lo hice. Ahora, a pocos días, nos tenemos que separar; no es una situación que él esperaba, ni que se espera a pocos días de comenzar la relación; pero a pesar de ello, sabemos que nos queremos y que extrañarnos será una necesidad básica.

Ver a mi familia, a mis amigas, a mis amigos del Perú me da una felicidad enorme. Reencontrarme con mis seres queridos es lo que más quiero. Pero no puedo negar que la tristeza, ahora, se volvió a apoderar de mí.

p.d.: aunque no sé si lee mi blog -no le he dicho que tengo uno- gracias por ser como eres, gracias por quererme y gracias por comprenderme. Te quiero mucho. Esta canción es para ti.

Los de Adentro – Tu y yo

p.d.: Como sé que Yesi lee este modesto blog, desde ya le quiero dar las gracias por su tiempo, por su paciencia, por su sentido del humor, por su comprensión y sobre todo por su amistad; que deseo perdure siempre.

Internet

imagen: Internet

noviembre 17, 2008 at 1:49 am 1 comentario

Un año después

Un pequeño recuerdo para él

Un pequeño recuerdo para él

Hace un año exactamente puedo escribir realmente de las sanciones vividas ese miércoles 7 de noviembre de 2007. No solo fue ese día, sino los siguientes, donde sentía que la tristeza nunca se iría.

Varios días atrás hubo una sensación de melancolía, de preocupación. Eran días que no había visto a mi abuelo, obligaciones académicas y demás me dejaban sin el tiempo necesario para poder hacerlo. Ya me habían comentado en casa, que mi abuelo no estaba bien. Un fuerte resfrio se había apoderado de él. La decisión de ir a verlo estaba tomada.

Ese mismo día estaba en casa. Almorzar, ir a visitar a mi abuelo, ir a la universidad para mi clase, reunirme con mis amigos para avanzar el proyecto y no tener hora de regreso; era lo programado; pero siempre lo planeado nunca sale bien.

Estaba en casa, era el mediodía y ya estaba sentada para almorzar. Mi madre en su habitación se alistaba para salir. Mi hermano y mi papá trabajaban y mi hermana, que era su cumpleaños, estaba lejos de casa. Incluso ese mísmo día en la mañana la habías llamado estusiasmados para saludarla, pero a la vez algo me impulsó en decirle que mi abuelito, que nuestro abuelito, no estaba bien. Mis papás no querían que se lo comentara, sin embargo mi hermana y yo siempre pensabamos que las buenas y malas noticias se dicen aunque uno este lejos. Quizás me anticipé a los hechos, quizás me anticipé a que la mala noticia no le cayera como baldazo de agua fría, quizás…

Mientras yo almorzaba, el teléfono hizo su sonido habitual. Pero las palabras que en ese momento salieron, es preferible no escuchar. Y salir corriendo era la opción.

De mi casa a la casa de mi abuelo solo nos separa 20 minutos caminando, 10 minutos en combi y se supone que menos en taxi. La desesperación, los pensamientos que cruzan tu mente. Todo se junta y sin saber nada, presumes muchas cosas.

Desde ese momento las cosas nunca fueron como antes. Me lamenté mucho no haberme despedido como es debido. Sus ojos cerrados indicaban que dicha mirada no me vería más. Ese sueño profundo sería el indicio que extrañarlo iba hacer una tarea diaria, incluso rezarle y pedirle sus bendiciones.

Nada fue ni es como antes. Ahora estando lejos me entra la melancolía de sus adiós. Recordarlo frágil y sereno; serio y luchador; querido y queriendo. Ese 7 de noviembre y los que vendrán tendremos yo y la familia la misión de pensarlo y de saber que siempre estará con nosotros y velando por él.

noviembre 6, 2008 at 9:43 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


¿Que día es hoy?

julio 2017
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31