Siempre unidos

7.gif

Este post no es para enumerar a cada uno de mis mejores amigos y amigas que los puedo contar con los dedos de la mano (bueno las dos manos), sino para decirles y agradecerles por la gran amistad que me ofrecen y que espero yo corresponder.

Uno hace amigos a través del tiempo. Uno comienza en el nido o jardín, de ahí viene la primaria y después la secundaria. Cuando no sabes que estudiar o que hacer una opción puede ser entrar a una academia (que fue mi caso), para después pasar a la universidad o instituto, siendo la primera lo que yo seguí, hasta llegar a un ambiente de trabajo.

Particularmente tengo mis mejores amigos y amigas del cole y de la academia, gracias a Dios tengo mejores amigas y mi mejor amigo en la universidad y el poco tiempo que trabajé, conocí a otros buenos amigos.

Considero a mis mejores amigos y amigas, a aquellas personas que están en las buenas y en las malas. En aquellas personas que ante algún consejo o petición de ayuda no reparan en pedírmela. A amigos que conocen mi casa, mis papas, a mi hermano y mi hermana, y donde la confianza se nota en el trato. Desde bromas hasta conversaciones serias.

garfield_jouets.jpgEllos son mis amigos y mis amigas. A quienes mis padres conocen y no dudan en dejarme ir a su casa o no ponen peros cuando ellas o ellos se quedan en la mía.

Ellas y ellos son quienes me soportan, me regañan, me escuchan, me orientan y me enseñan. Con ellas y ellos río, sonrió y me jaraneo, incluso no me escondo ni me averguenso llorar delante de ellos. Saben de mis penas, mis desamores, mis alegrías y mis decepciones. Y creo que conocen más de mí, al igual yo de ellos.

Quizás con cada una de ellas y de ellos comparto experiencias distintas y nuevas, con cada uno hay emociones particulares, las cuales no son ni mejores o peores, sino diferentes por eso los considero especiales.

He crecido compartiendo un poquito de mi vida con cada una de las personas que he conocido aún en mi corta edad (un cuarto de siglo). Pero las que sin duda quedan y quedarán marcadas en mi vida son aquellas amistades que duran para toda la vida.

Es por eso que agradezco a Dios ante todo por la amistad que tengo con cada uno de ellos y de ellas. Como dije al comienzo enumerar a cada uno sería injusto porque ya sabes que eres TÚ.

Anuncios

septiembre 15, 2007 at 3:03 am 11 comentarios

Un corazoncito crema

100_1681.jpgMe gusta el color azul, el celeste, el rojo y el rosado, pero aquello que hace palpitar mi corazón… es mi crema. Y no lo digo por el color sino por mi club: Universitario de Deportes.

Confieso que soy la más hincha de todos en mi casa. Lamentablemente no voy al estadio porque no tengo quien me acompañe (la idea de ir solita no me gusta mucho, sobre todo por mi seguridad) o a veces no tengo el dinero suficiente para ir (ahora que ya trabajo, es mi oportunidad). Lo único que me queda es quedarme en casa y engancharme a la TV a ver los partidos. Sé que sufro en algunos encuentros porque no le va nada bien a la “U” e incluso estos últimos años que no lo he podido ver campeonar, pero lo que me reconforta es que, felizmente, no espere 18 años para verlos triunfar.

Desde pequeña comenzó mi amor a la “U” recortando y guardando todo artículo periodístico referido a sus victorias e historia. En la cabeza tengo los recuerdos de un Roberto Martinez, Ronald Baroni, Balán Gonzales, El Puma Carranza, “Chemo” del Solar, Alfonso Dulanto, Alvaro Barco, Martín Rodriguez, Jorge Amado Nunes, Juan Reynoso, Marcelo Astegiano, Sergio Markarian -con el chupetito, y que no volvió a usar ni cuando dirigió a Cristal-, Torrealva y sobre todo de aquellos que pasaron y dejaron huella como Adrian Czornomaz, Eduardo Esidio, Gustavo Grondon, Alex Rossi, entre otros. Ellos que dieron todo por el club, aún cuando este los maltrató.

De ellos tengo recortes de periódico y lo que mantengo hasta hoy son dos poster gigantes (uno del periódico ya inexistente Onda y el otro de un diario que ni me acuerdo), que dicho sea de paso, siempre quise pegar en mi cuarto -porque ocupaba toda mi pared-, pero mi mamá nunca me dejó (ya saben mi madre no quería que me relacionara con el fútbol), pero ahora que ya estoy grandecita, mi pared ya no solo es un muro de color crema, sino un mural de imágenes más importantes para mí. Lo que también tengo son autógrafos de jugadores que nunca vi (mi padre los hizo firmar por mí, aunque supuestamente yo debía estar ahí).

Las trasmisiones de los partidos de la “U” siempre han sido mis aliados. En esta oportunidad, en el hospital internada por hepatitis (su color representativo es el amarillo) entre la preocupación de mi madre por mi salud y la angustia de perderme un partido importante -Cristal vs U- el televisor ocupó toda mi atención. Quizás fue el mejor partido que viví, con un gol que aún conservo en mi mente (pero que todavía no es tocada por Alberto Beingolea en sus crónicas de balón), la corrida de Alex Rossi atravesando toda la cancha y atrás, aún por alcanzarlo, el camello Soto, quien vio batida su valla.

Desde ese momento mi madre entendió que yo vivía para mi equipo y para el fútbol -bueno para los deportes-, y que las emociones no eran pasajeras sino reales. Ahora yo también entiendo, escribiendo estas palabras, que mi interés por los deportes no solo era pasajera sino una visión de mi futuro.

Desde ese momento hasta el día de hoy recibo muchos regalos y felizmente son cosas de la “U“, una taza, un portavasos, un llavero, un pequeño portafoto, tenía un lapicero (se me acabó la tinta) y una fotografía dedicada pero la rompi por x motivos, una gorra, recuerdos de entradas a los partidos (despedida del Puma y un partido más), cuatro peluches con camisetas de la “U“, binchas, dos polos (el primero fue autografiado por El Puma y Óscar Ibañez, con quienes también tengo fotos, y el segundo es un obsequio original que me dio mi hermano por Navidad).

Una de las cosas que no me perdono como hincha es no haber asistido aún a un clásico. Sí he ido al estadio, he visto un Alianza vs Cristal, Cristal vs “U”, “U” vs Cienciano, un partido por la definición de título, “U” vs Boys, tanto en el Callao como en el Monumental, el partido por la Despedida del Puma, un partido por Copa Libertadores, pero justo hay uno que me falta, y creo que ya suponen cual es: “U” vs Alianza, el clásico de clásicos.

He visto de mi querida “U” partidos buenos, malos y feos, pero como dicen, los hinchas estamos en las buenas y en las malas. Uno reniega, festeja, llora, se emociona… no soy una hincha que haga destrozos, solo una hincha que quiere ver a su club campeonar.

abril 29, 2007 at 10:55 pm 35 comentarios


¿Que día es hoy?

octubre 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031