Archive for noviembre, 2008

Algo diferente

internet

imagen: internet

Hace un año tomaba la decisión de dejar mi país. Hace nueve meses me alejaba de éste y de todos mis seres queridos. Y me acercaba más a un encuentro con un país extraño, con un clima complicado y con familia que ni siquiera conocía.

No tenía amigos, primera labor que tenía que realizar. Era difícil pero no imposible. Nuevas experiencias. Nuevas situaciones, nuevas calles, nuevos barrios. Todo era diferente, desconocido y sobre todo experimental.

Aunque llegaba a la casa de mi tía, la soledad era mi acompañante los primeros meses. Enfrentar la vida “sola” se convertía en todo un desafío.

Digo todo un desafío porque aunque creo que soy una persona independiente, saber que siempre tenía el respaldo de mi mamá, de mi hermana (familia) o de mis amigas o amigos al instante, me permitían sentirme protegida y hasta incluso cuidada.

Pero fueron nueve meses fuera de casa, de aprender a solucionar mis problemas, inconvenientes, malos momentos sin consultar o sin contarle a nadie lo que realmente me pasaba. Preocupar a mi familia a la distancia era lo que menos quería. No me sucedieron, gracias a Dios, hechos o situaciones para lamentar, solo que cada momento de mi vida fue un continuo aprendizaje.

No me lamento de las cosas que hice o que dejé de hacer. Al contrario, me hicieron crecer y aprender de mi misma. Incluso muchos me comentan que he cambiado. No por el aspecto físico, sino por la madurez que al parecer estoy alcanzando.

Quizás en casa las cosas también cambien un poco. No soy la misma que viajó hace meses. Tampoco di un cambio de 360 grados, porque la esencia nunca se pierde. Se mejora, porque se aprende a valorar a la familia, a los verdaderos amigos. Sé que solo fue algunos meses fuera de casa. Pero se aprende más de lo que uno imagina.

Incluso ahora, ya acostumbrada a la vida en la Argentina, y con el corazoncito lleno de amor y de amistad, también se pone triste y melancólico, porque una parte de mí encontró a personas que también me saben valorar. Es difícil. Un cambio que trajo tristeza pero sobre todo mucha alegría.

Anuncios

noviembre 30, 2008 at 9:38 pm 1 comentario

Nos equivocamos

internet

imagen: internet

Somos como queremos ser. Nos tratan como nos mostramos a los demás. Nos pueden llegar a querer o simplemente odiar. Nos pueden ignorar como también despreciar. Nuestra naturaleza humana nos dice que no somos perfectos, que alguna vez en la vida: meter la pata y/o decir tonterías (boludeces) es lo más común. Y que pedir disculpas, decir lo siento o admitir que nos equivocamos es la solución más fácil pero a la vez lo más difícil de hacer.

Quizás siempre actuamos creyendo que hacemos lo correcto. A veces no medimos palabras, intenciones, comentarios, chismes o entredichos. Tal vez se nos pasa la mano y terminamos dándonos cuenta que no conocemos bien a la otra persona, y que herirla nos hiere también. Lo que pudo ser un chiste o un comentario sin la menor mala intención, termina por ocasionar que uno se sintiera mal y que pedir disculpas no fuera suficiente.

Cuando nunca te has llevado mal con nadie. Cuando no es tu costumbre ni tu deporte favorito hacer sentir mal a otra persona. O cuando nunca te ha pasado que una persona te deje de hablar por algún comentario fuera de lugar. Cuando te sucede, te das cuenta -recién- que tú no eres así.

Pedir disculpas en su debido momento es lo ideal, pero te das cuenta que las cosas ya están hechas y que no hay vuelta atrás. No eres superman para retroceder el tiempo. Ni Dios para detenerlo. Quizás lo mejor será dejar que el tiempo pase, no sabes si esa persona te volverá a hablar pero tampoco quieres forzar a que se digan cosas sin pensar.

Sabes que metiste la pata, pero también que pediste disculpas. Y que la próxima vez, lo mejor será preguntar antes que especular. Sea la persona más querida o sea quien sea.

noviembre 25, 2008 at 4:35 pm 1 comentario

Solo escuchenla!!

Reyli – Perdoname en Silencio

Cuantas tonterías, te decía me decías
Todo era tan simple entre los dos
Siempre era domingo, madrugadas tibias
Eramos los dueños del amor

Hasta que un día un viento helado
Se metió en la habitación
Congelándome la piel y el corazón
Y despertó de mi pasado, los fantasmas
y una horrible confusión nos abrazó

Me dueles, me ardes, me siento cobarde
Te quise dar la vida y hoy casi te me olvidas
No entiendo, no hables, yo se que soy culpable
Mejor ni te despidas
Perdóname en silencio por favor

Lluvia y melodías en perfecta armonía
Era nuestro pan de cada día
Nada nos faltaba, nada nos dolía
Eramos los dueños del amor

Hasta que un día un viento helado
Se metió en la habitación
Congelándome la piel y el corazón
y despertó de mi pasado los fantasmas
Y una horrible confusión nos abrazó

Me dueles, me ardes, me siento cobarde
Te quise dar la vida y hoy casi te me olvidas
No entiendo, no hables yo se que soy culpable
Mejor ni te despidas
Perdóname en silencio por favor
Cuantas tonterías, te decía y me decías…

noviembre 17, 2008 at 7:31 pm Deja un comentario

Días, semanas, meses

el tiempo se pasa rápido

el tiempo se pasa rápido

Toda una experiencia. Ya falta pocos días para estar en Perú y toda una mezcla de sensaciones, de sentimientos ocupan mi cabeza y sobre todo mi corazón.

Desde mi llegada a la Argentina sabía que muchas cosas iban a pasar. Conocer gente; acostumbrarme al clima, a sus costumbres, a las palabras nuevas; convivir con familia que no conocía; eran los condimentos especiales de una experiencia especial.

Los nueve meses han sido de idas y venidas. De llorar los primeros meses porque no estaba con papá, mamá y hermanos; y ahora de llorar por haber encontrado a la personal ideal.

Mi corazón ahora se divide en varias partes. En dos países. En personas importantes de mi vida. Que se resume en familia, amigos y novio.

Conocer a mi familia de la Argentina no fue complicado. Mis primos y mi tía -con quienes vivo- ha sido muy ratificante. Nos hemos llegado a entender muy bien y la confianza que nos tenemos no tiene comparación. Ellos comparten mi felicidad y aunque nos bromeamos mucho con mi viaje a Perú, sabemos que nos extrañaremos un montón, porque -creo yo- ya somos como hermanitos 🙂

Mis primeros días me comentaron que las argentinas no eran buenas amigas, para mi suerte yo encontré a la mejor, y no solo a ella, sino también a su familia. Ella se llama Yesica, de cariño Yesi. Aunque no sabe toda mi vida, la que vivo ahora ella me ayuda a enfrentarla y digamos que me ha ayudado a sobrellevarla. Nuestra amistad se basa en entendernos y comprendernos. Y tanto es nuestra convivencia que extrañarla será fácil. Aunque su apariencia dicta seriedad y timidez, es una persona graciosa, alegre y linda (aunque ella no lo quiera admitir).

No solo ella es una gran amiga. Mis compañeros de la facu también lo son. De las pocas mujeres que somos, Marinita es una peculiar señorita; Napoli, para mí considerado un amigo, yo para él, la muy buena compañera (no cree en la amistad entre el hombre y la mujer), y también están: Marcelo, Buba, Lucas, Nahuel M., Pablo y por último y no menos importante, Sebastían Teti, que su memoria y datos de fútbol son una mezcla perfecta. A todos ellos gracias por la buena onda.

Con el amor estuve peleada algún tiempo. Entre idas y venidas, no sabía que le pasaba a mi corazón ni a mis sentimientos. Nunca estuve confundida con lo que sentía, solo quería enamorarme de verdad. Y así lo hice. Ahora, a pocos días, nos tenemos que separar; no es una situación que él esperaba, ni que se espera a pocos días de comenzar la relación; pero a pesar de ello, sabemos que nos queremos y que extrañarnos será una necesidad básica.

Ver a mi familia, a mis amigas, a mis amigos del Perú me da una felicidad enorme. Reencontrarme con mis seres queridos es lo que más quiero. Pero no puedo negar que la tristeza, ahora, se volvió a apoderar de mí.

p.d.: aunque no sé si lee mi blog -no le he dicho que tengo uno- gracias por ser como eres, gracias por quererme y gracias por comprenderme. Te quiero mucho. Esta canción es para ti.

Los de Adentro – Tu y yo

p.d.: Como sé que Yesi lee este modesto blog, desde ya le quiero dar las gracias por su tiempo, por su paciencia, por su sentido del humor, por su comprensión y sobre todo por su amistad; que deseo perdure siempre.

Internet

imagen: Internet

noviembre 17, 2008 at 1:49 am 1 comentario

La verdad se castiga

Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.
Ryszard Kapuscinski – Escritor, periodista, maestro y ensayista polaco

Hoy, y como cada día, enciendo mi computadora y me presto a leer los últimos acontecimientos, las últimas noticias del Perú. Y como siempre, hay una o unas que me sorprenden, como la leída hoy sobre el ahora ex director de Perú21.

página we - Heduardicidios

página we - Heduardicidios

Cuando estaba en Perú era mi quehacer diario ir a comprar este diario. Cuando estaba a 50 céntimos y aunque lo subieron 20 céntimos, no importaba. Incluso aquí, en la Argentina, el internet me permitía leer periódicamente la versión digital. Encontrar las columnas del director, de otros columnistas y no solo de este diario, sino incluso la página de MagalyTeVe, era saber que pasaba en realidad en mi país.

Ser periodista se sabe que no es fácil. A veces nos debemos a nuestro lugar de trabajo, a una editorial que no nos gusta o a unos dueños que pueden decidir nuestro futuro. ¿Qué nos depara aquellos que iniciamos esta carrera y decidimos por la radio, la tele o la prensa escrita (gráfica)?

internet / Augusto A. Rodrich

Foto: internet / Augusto A. Rodrich

La salida “inesperada” del Augusto Alvarez Rodrich, quien decidió divulgar el asunto de los petroaudios, que como puntualiza el periodista César Hildebrant, es una lucha que empezó con la nueva administración de El Comercio. Lucha que como siempre termina perdiendo el trabajador ante su dueño.

En el caso de Magaly Medina se le castiga con la cárcel. Donde lamentablemente una imagen no “determina” -aunque solo para la justicia- que las pruebas existen. Y donde la justicia -solo en este caso- reaccionó en sentenciar a la periodista en menos de un año de lo sucedido, ¿por qué no hacen lo mismo ante ladrones, violadores y corruptos?

blog El Comercio / Magaly Medina

foto: blog El Comercio / Magaly Medina

¿Acaso nunca podremos mostrar y/o decir lo que sabemos sin sufrir la presión de alguien? Pues creo que solo lo haremos si creamos nuestra propia empresa periodística. Sí, es una empresa. Negocio, dinero e intereses engloban lamentablemente esta profesión. Pero es ahí donde uno elige y donde uno demuestra que tan profesional es.

Y eso creo que Alvarez Rodrich y Magaly Medina no se les puede discutir. Siempre hablaron desde su lógica periodística, creo yo que siempre dijeron la verdad. Cada uno en su respectivo lugar, cada uno con su modo peculiar. ¿Qué vendrá ahora?

Ella entre rejas y él sin medio gráfico que lo respalde es para que muchos salgan a hacer y decir lo que quieran. Felizmente hay periodistas que respaldan a estas dos personas, pero por el momento es el turno de aquellos retractores.

Todo es tan raro ahora. No hay ampays, no hay columnas. No hay despedidas. No hay derecho a explicaciones directas de los protagonistas. Aunque todo en este momento sea raro, está la seguridad que cuando vuelvan, lo harán solo con el respaldo y el respeto de su público.

noviembre 15, 2008 at 11:19 pm Deja un comentario

Un año después

Un pequeño recuerdo para él

Un pequeño recuerdo para él

Hace un año exactamente puedo escribir realmente de las sanciones vividas ese miércoles 7 de noviembre de 2007. No solo fue ese día, sino los siguientes, donde sentía que la tristeza nunca se iría.

Varios días atrás hubo una sensación de melancolía, de preocupación. Eran días que no había visto a mi abuelo, obligaciones académicas y demás me dejaban sin el tiempo necesario para poder hacerlo. Ya me habían comentado en casa, que mi abuelo no estaba bien. Un fuerte resfrio se había apoderado de él. La decisión de ir a verlo estaba tomada.

Ese mismo día estaba en casa. Almorzar, ir a visitar a mi abuelo, ir a la universidad para mi clase, reunirme con mis amigos para avanzar el proyecto y no tener hora de regreso; era lo programado; pero siempre lo planeado nunca sale bien.

Estaba en casa, era el mediodía y ya estaba sentada para almorzar. Mi madre en su habitación se alistaba para salir. Mi hermano y mi papá trabajaban y mi hermana, que era su cumpleaños, estaba lejos de casa. Incluso ese mísmo día en la mañana la habías llamado estusiasmados para saludarla, pero a la vez algo me impulsó en decirle que mi abuelito, que nuestro abuelito, no estaba bien. Mis papás no querían que se lo comentara, sin embargo mi hermana y yo siempre pensabamos que las buenas y malas noticias se dicen aunque uno este lejos. Quizás me anticipé a los hechos, quizás me anticipé a que la mala noticia no le cayera como baldazo de agua fría, quizás…

Mientras yo almorzaba, el teléfono hizo su sonido habitual. Pero las palabras que en ese momento salieron, es preferible no escuchar. Y salir corriendo era la opción.

De mi casa a la casa de mi abuelo solo nos separa 20 minutos caminando, 10 minutos en combi y se supone que menos en taxi. La desesperación, los pensamientos que cruzan tu mente. Todo se junta y sin saber nada, presumes muchas cosas.

Desde ese momento las cosas nunca fueron como antes. Me lamenté mucho no haberme despedido como es debido. Sus ojos cerrados indicaban que dicha mirada no me vería más. Ese sueño profundo sería el indicio que extrañarlo iba hacer una tarea diaria, incluso rezarle y pedirle sus bendiciones.

Nada fue ni es como antes. Ahora estando lejos me entra la melancolía de sus adiós. Recordarlo frágil y sereno; serio y luchador; querido y queriendo. Ese 7 de noviembre y los que vendrán tendremos yo y la familia la misión de pensarlo y de saber que siempre estará con nosotros y velando por él.

noviembre 6, 2008 at 9:43 pm Deja un comentario


¿Que día es hoy?

noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930