Archive for agosto, 2008

Madrugadas olímpicas

Internet

foto: Internet

Los deportes paralizan mi vida, desorientan mis sueños y desordenan mis días. El fútbol, el atletismo, la gimnasia, el voley, el tenis, el basquet, etc, etc, etc… cualquier deporte despierta en mi las ganas de verlo y sobre todo aprenderlo.

Ahora se juegan las Olimpiadas de Beijing dormir menos de ochos horas diarias no es un problema, al contrario sino una satisfacción. Estar despierta hasta las 4 de la mañana y ese mismo día despertar a las 7 de la mañana, es por el momento el pan de cada día.

Duermo, como, estudio y leo todo sobre las olimpiadas, convivir con ella es casi un lujo, no estar ahí la gran pena, pero la gran esperanza de un futuro prometedor. Quzás nadie -en casa- comparte los mismos gustos que los míos, solo atinan a ver los encuentro de fútbol de la Argentina, pero no ven otros deportes que tienen su encanto.

Ver la destreza, la concentración, la rapidez, la serenidad, el salto, la altura, el juego en conjunto, la disciplina, la táctica, las técnicas, la línea, la fuerza, la casi perfección… resumidas en tan solo 17 días, donde casi todos los deportes hacen lo suyo.

Por el momento, soy una simple expectadora en la comodida de un sofá o de una cama. Por el momento, me queda comentar sin que nadie a mi alrededor me escuche. Por el momento, me queda escribir con la esperanza que alguien me lea. Por el momento me toca conocer a los atletas a través de una pantalla. Aunque todo es por el momento, la esperanza de estar en las siguientes (Londres) o en las subsiguientes o tenga que esperar más doce años -múltiples de cuatro- no me causa estrés sino la gran expectativa de que una madrugada, mañana, tarde o noche me toque estar en algún lugar olímpico.

Anuncios

agosto 19, 2008 at 6:37 pm 2 comentarios

¿En qué voy?

internet

foto: internet

Cuando llegue a la Argentina la expectactiva de probar cada medio de transporte que no conocía me llenaba de emoción. Todo comenzó bien. El avión fue mi primera experiencia fascinante. Amé viajar en el y a la vez, el se comportó muy bien conmigo, sin turbulencias, sin movimientos bruscos, sin altas ni bajas. Todo estuvo bien.

En Lima, el taxi, el micro, la combi tonera y los buses son el pan de cada día. Cuando llegué a Buenos Aires, a excepción de la combi, los demás ya eran conocidos, aunque cada uno de ellos tiene su cosa peculiar.

A la falta de una combi tonera, Buenos Aires tiene el tren tonero o como le dicen aquí, el tren fantasma. Considerado por muchos como un medio de transporte barato pero peligroso… similar a la combi, no?

Antes que llegara aquí muchos me dijeron que el tren era muy peligroso, que los primeros meses mejor era transportarme en bus para ir a capital. Y lo hice. Pero para ahorrar y aminorar gastos cuando por placer, diversión o estudios tengo que ir a capital o a otro lugar de la gran Buenos Aires, ya no es un problema para mí subirme a un tren.

Admito que no es la cosa más agradable, pero hay que verlo con otros ojos. Durante una semana viaje cuatro veces seguidas en tren. En un viaje, subí y bajé en total seis veces en un solo día, en tan solo 4 horas. Uno, fue por error mío, otro porque para transladarme de Lanus a La Plata se tiene que tomar dos trenes… pero (recomendación) hay que saber donde y a que hora tomarlo. Digamos que es mejor no ir en tren a partir de las 6pm, un domingo, con mochila llena y menos sola, a veces la valentía nos juega una mala pasada.

Internet

foto: Internet

El viaje de una hora y media de duración, o incluso más… si te equivocas de tren -como me pasó a mí- puede causar graves daños físicos, quizás es una exageración, pero… en invierno, a 5 ó 6 grados, con asientos de metal (más frío aún), con ventanas rotas o puertas que no se cierran,pueden ser causas suficientes de múltiples dolores en la cola (las cuatro letras) y en la cabeza (un enorme chichón), o sufrir el adormecimiento de las piernas por la misma posición durante todo el trayecto o el enfriamiento de las manos porque me olvide de llevar los guantes.

Gente que sube, gente que baja. Miles de personas toman el tren. No solo estudiantes o escolares, sino gente que va a trabajar o gente que trabaja ahí mismo. Se ve de todo. Enamorados, casados, hijas y madres, padres e hijos, trampas y no trampas, solitarios y solitarias, en grupo o en bandas, ancianos y ancianas, niños y niñas.

Uno espacio no solo para viajar, sino para consumir. Desde CD´s de música de los 80s hasta la cumbia. Desde la promoción de dos alfajores por el precio de uno hasta la venta de empanadas de dudosa procedencia. Desde lapiceros multicolores desechables hasta colección de libros de los mejores autores mundiales.

Un mundo aparte. Un mundo donde se aprecia al verdadero argentino. Un mundo donde no se asoma la seguridad, ni aquellas personas que la imparten. Un mundo donde perro, gato y pericote hacen fiesta.

agosto 9, 2008 at 7:24 pm Deja un comentario

Mis pequeñas grandes amistades

Yo y Florencia

Yo y Florencia

En la vida siempre nos encontramos con personas buenas y malas, especiales y no. Con gente que te brinda todo su apoyo y gente que no le interesas para nada. Con gente que te entiende todo y trata siempre de entenderte, incluso te encuentras con gente que ni siquiera te ha conocido en su existencia pero desde ya, desde el momento que te conoce, ya comienza a estimarte.

Dicen que los niños son muy crueles. Dicen que los niños y los borrachos dicen la verdad. Dicen que los niños cuando algo no les agrada o uno no les agradas no escatiman en decirtelo en la cara. Si aprendieramos de ellos, ¿no sería más sencilla la vida?

Ellos no se hacen enredos en sus sentimientos. Si te quieren tratan de lo posible en demostrartelo. Si te odian harán tu vida cuadritos. Si tan solo no quieren saber de ti, simplemente te ignoran.

En estos cinco meses tres personitas se han hecho mis grandes amigos. Facundo, Florencia y Matias son tres niños que no pasan los diez años. Dos niños y una niña que se han convertido en esa sonrisa tierna, en ese abrazo sentido y en esa mirada sincera, lo más bonito de mi vida en la Argentina.

Confieso que no necesito comportarme como una niña de siete años para entenderlos y que ellos me entiendan. Al contrario, ellos más bien me demuestran que para la amistad y el sincero afecto no hay edad, ni raza, ni idioma, y para querer a alguien no necesita uno ofrecerle el cielo y la tierra o complacerlo a cada momento, sino es demostrar lo mucho que les importas. Y ellos me lo han demostrado.

Un abrazo, un beso, una carta, una llamada, una sonrisa, una lágrima y hasta una invitación he recibido de parte de ellos. Muestras de cariño que no se compara con nada ni con nadie.

un bonito regalo

Gracias a ellos mi estadía en la Argentina ha sido la mejor. Sentirme querida, no solo por familiares, sino por amigos y amigas es lo que más uno pide cuando sale de su país.

Confieso que al comienzo me sentía muy sola y triste, pero gracias a estas pequeñas personas, la soledad dejó de ser mi compañera. Y aunque a ellos nos les pueda contar el más íntimo secreto o no puedan solucionar mis problemas, lo que hacen, sin saber ellos, es que me ayudan a seguir siendo como soy.

agosto 7, 2008 at 7:22 pm 1 comentario

Cuando el amor no se va

Cuando decidimos estar enamorados no hay nadie ni nada que nos haga cambiar de parecer. Si confiamos en que esa persona también siente lo mismo pues no hay obstáculo alguno para amarse, quererse y sobre todo para estar juntos.

Si esa persona está lejos de ti. Si esa persona no puede estar junto a ti. Si tú no puedes estar con esa persona, pues dedícale una canción que te permita decirle que a pesar de las tantas cosas que se presentan en la vida, no hay obstáculos que rompan el amor.

Esta canción dice mucho de eso, por eso dedícasela a esa persona qe ocupa tu corazón. Vale la pena demostrar tus sentimientos a pesar de que la otra persona ni siquiera lo sepa o no quiera darse cuenta.

La Quinta Estación / Algo más

agosto 1, 2008 at 3:11 am Deja un comentario


¿Que día es hoy?

agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031